Fue en septiembre

Los septiembres son más bien eneros, sólo que templados, y te confunden en la frontera del calor que se va y el frío que aún no llega. Son inicios de todo; incluso se ha oído más de una vez que el calendario gregoriano actual es el más perfecto de los posibles, con el único fallo de que el mes nueve debería ser el uno, y el mes uno sería el cinco, al menos en el hemisferio Norte. Así se empezaría el año en verano y se acabaría en verano, no como ahora, que la vida transcurre del invierno frío de enero a la noche anticipada de diciembre; de lo oscuro a lo negro.

Como quiera que la vuelta al cole, el regreso de las vacaciones para quien tiene la suerte de trabajar, el inicio de las competiciones deportivas, el aluvión de producción literaria mundial, los coleccionables de los quioscos, el curso político, el final de las ferias populares, las inscripciones en los gimnasios, el abandono del tabaquismo, las segundas-últimas oportunidades de las parejas y el vacío de la cuenta corriente coinciden en esta época, parece razonable proponer un comienzo más cabal de la vida, y no uno confuso. Que el arranque oficioso pase a ser el oficial y los septiembres alumbren y den calor, en una tregua de luz vespertina de la que nos priva, duramente, el enero consuetudinario.

Fue en septiembre, mes de efemérides, que empecé a escribir esta reflexión semanal, hace ahora un año. A veces crítica, a veces encendida, otras indignada, también celebrante de los efluvios de la Champions, al tiempo que consciente del final de la época bravía del dinero fácil, que tan poco duró. Pero siempre con el denominador común del malaguismo, nacido también en septiembre, aunque de hace treinta años. Aquella historia, la del Málaga 6 – Real Madrid 2 de 1983, fue el tema de la primera columna de la serie que prosigue con ésta que hoy lee. En realidad ese texto llevaba escrito en mi mente casi toda mi vida, y probablemente sólo en Sur podría haberse publicado.

Fue en septiembre, el mes de los comienzos.

Anuncios

Acerca de Joaquín Marín D.

Periodista. Interesado por el mundo, la actualidad, las noticias, la tecnología, el deporte. Envidio a quien escribe bien. Orgulloso de mi gente. Proud father.
Esta entrada fue publicada en Columnas en diario Sur y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s