Ghubn y la tozuda realidad

A la misma hora que Abdullah Ghubn terminaba su rueda de prensa ayer en La Rosaleda, Florentino Pérez presentaba en Madrid a Isco como la joya de futuro del fútbol español. Esta coincidencia define mejor que cualquier palabra la situación actual del Málaga, que por cierto la noche anterior había acordado con el Mónaco el traspaso de Toulalan por seis millones de euros menos de los que costó hace dos temporadas.

La realidad es tan tozuda que ni siquiera una larga rueda de prensa puede ocultar la evidencia de que el Málaga ha cambiado para siempre. El futuro nadie lo sabe y ayer Ghubn lo pintó de color rosa. Dijo que ahora sí nos vamos a divertir, que ya está todo controlado y que se inicia un camino ascendente. Como acto de fe no está mal, pero como discurso parece una broma. Porque la tozuda realidad te recuerda que en el último año se han ingresado unos 70 millones de euros por ventas de futbolistas, algunas de ellas claramente deficitarias como las de Cazorla, Joaquín o el citado Toulalan; y que sin embargo la inversión ha sido infinitamente menor, con jugadores llegados sin coste o con desembolsos en el entorno del millón de euros.

Con todo, lo verdaderamente reprochable no es el cambio de política deportiva. Si no se sigue descapitalizando el único patrimonio que tiene el club, que es la plantilla, con ventas masivas, puede quedar un equipo bueno. Ningún club del tamaño, masa social e historia del Málaga puede saltar en tres años de pelear por la permanencia a instalarse para siempre en el olimpo. Lo que no se entiende es esa prisa por deshacerse de los jugadores con más calidad sin apenas intentar sacar un buen dinero por ellos. Porque si tanta falta hace, como demuestra el club a diario, las oportunidades se están escapando.

Resulta que igual la UEFA tenía parte de razón en el asunto de los problemas económicos, aunque no en la injusta sanción. Mientras tanto, 20.000 malaguistas han culminado su peregrinación de fe y han renovado el carné, vaya a ser cierto eso de que vamos a divertirnos.

Anuncios

Acerca de Joaquín Marín D.

Periodista. Interesado por el mundo, la actualidad, las noticias, la tecnología, el deporte. Envidio a quien escribe bien. Orgulloso de mi gente. Proud father.
Esta entrada fue publicada en Columnas en diario Sur y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ghubn y la tozuda realidad

  1. Hola Joaquín, leyendo tu entrada me he acordado de una historia mía -soy Enrique, coincidí contigo en clases de inglés hará un par de años-con un olivo del Málaga CF, te la paso por aquí. http://honeyonetwone.wordpress.com/2012/08/09/productivity-history-peace/

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s