La pena de Isco

Treinta millones de euros es una cantidad considerable de dinero. Y más aún si se compara con la racionalidad que impera fuera del alocado fútbol, donde un sueldo de mil euros se considera un lujo, hasta el punto de que el antaño peyorativo adjetivo ‘mileurista’ se ha convertido, crisis mediante, en todo un piropo. Pero treinta millones son pocos para el traspaso de Isco al Real Madrid. Una vez más los movimientos del Málaga resultan inexplicables porque no casan con el discurso que mantiene la propiedad, empeñada en seguir de espaldas a la ciudad y a la afición.

Isco no es sólo un buen jugador. Es el actual ‘Golden Boy’ de Europa, es decir, oficialmente el mejor jugador joven del continente. Acaba de asombrar al mundo entero en el europeo sub 21. Todos pudimos ver lo que hizo en la última Champions. Ha sido objeto de deseo de decenas de clubes. Iba a empezar a ser una pieza codiciada que seguramente se llevaría el mejor postor o, directamente, algún club que abonara su cláusula de rescisión de 35 millones de euros.

Si todo se confirma, el Málaga lo habrá vendido con prisas, por debajo de su precio y por supuesto por debajo de su valor, días después de decir que no era necesario traspasarlo y que si no llegaba una buena oferta no saldría. Pues para no ser necesario, ha faltado tiempo. El plazo de fichajes se cierra el 31 de agosto, dentro de dos meses y pico. Ni siquiera han dado la oportunidad a otros equipos de pelearse por Isco, algo que habría pasado con total seguridad. Da por pensar que a ningún otro club del mundo le sacan a semejante estrella por menos de lo que figura en su cláusula. Pregúntenle a los presidentes del Sevilla, el Oporto o el Tottenham, por ejemplo.

Algo no cuadra en el discurso del Málaga. Decir que Isco está bien vendido por 30 millones, que no son 30 sino 27 más 3 condicionados, es asumir la pequeñez de una ambición recortada que nunca le permitirá ser grande de verdad. Es una pena, pero es lo que hay.

Anuncios

Acerca de Joaquín Marín D.

Periodista. Interesado por el mundo, la actualidad, las noticias, la tecnología, el deporte. Envidio a quien escribe bien. Orgulloso de mi gente. Proud father.
Esta entrada fue publicada en Columnas en diario Sur y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s