Primos lejanos

Sólo la presencia de un entrenador algo ‘cagueta’ como Carlo Ancelotti y la enésima
locura de un jugador tan bueno pero autodestructivo como Ibrahimovic impidieron que
el Paris Saint Germain acabara el martes por la noche con su eliminatoria de octavos
de final de la Champions ante el Valencia. El 1-2 final, resultado que podríamos firmar
para el Oporto-Málaga de la semana que viene, apenas alarga un poco más la resolución
de un duelo claramente desequilibrado por la calidad general de las plantillas.

Son tiempos extraños en los que puede parecer fuera de lugar darle importancia al
fútbol, o mejor dicho, al dinero del fútbol. Pero a nadie escapa que este deporte es una
buena válvula de escape (aunque no debiera ser un narcótico) para esquivar un poco, un
rato, las miserias cotidianas que amargan la existencia de la gente.

Por eso, cuando uno ve el partido del Paris Saint Germain y su nómina de estrellas
compradas a golpe de talonario por el jeque Tamim bin Hamad Al Thani -sí, primo del
propietario del Málaga-, no puede esconder un pequeño lamento. No diremos que nos
ha tocado el miembro de la familia pobre, ya que ese adjetivo no puede usarse con la
estirpe real de Catar y allegados; pero sí, al menos, el que ha demostrado tener escaso
interés por el fútbol, o el que se ha aburrido antes, o al que le han dicho que todo lo que
se debe invertir en Europa por este concepto ya lo está gastando el primo en Francia.

La realidad del Málaga discurre por dos caminos paralelos que a veces se tocan y
generan un pequeño incendio. Por ejemplo, cuando la situación económica obliga a
vender a un jugador de primera clase como Monreal -y como los que compra el Al
Thani de París- y Pellegrini dice que es una mala noticia para la aspiración deportiva del
club. Sin embargo, el técnico chileno está logrando que esas chispas surjan poco, lo que
demuestra dos cosas: que es el principal activo de este equipo y que ni todo el dinero de
Catar es garantía de tener un buen entrenador.

Anuncios

Acerca de Joaquín Marín D.

Periodista. Interesado por el mundo, la actualidad, las noticias, la tecnología, el deporte. Envidio a quien escribe bien. Orgulloso de mi gente. Proud father.
Esta entrada fue publicada en Columnas en diario Sur y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s