Esta noche

Esta noche hay partido en La Rosaleda. Normalmente no importa el rival ni la hora. Ni el día de la semana. Tampoco si llueve o hace un frío inaguantable, o un viento huracanado. Incluso es intrascendente el momento deportivo, el lugar en la clasificación, el entrenador o los jugadores. Quiero decir que para los malaguistas sólo debe cumplirse una condición para ir al estadio: que juegue el Málaga. Pero esta noche es distinto.

Esta noche el Málaga puede hacer historia si elimina al Barcelona de la Copa del Rey y se mete en las semifinales. En el imaginario colectivo del fútbol nacional está instalado el pensamiento único de que derrotar al fenomenal equipo catalán es imposible. Ganarle un partido parece una quimera, una casualidad que en las últimas temporadas sucede menos de cinco veces. Con semejante tara previa, seguramente nadie se atrevería a siquiera imaginar la remota posibilidad de derrotar a los azulgrana en una eliminatoria a doble partido. Pero esta noche eso es posible.

Huir de los lugares comunes es siempre un ejercicio sano. Malgastar líneas en repetir que no será fácil no merece la pena. Hablemos de lo que queremos soñar, de lo que deseamos, y no de lo que por evidente resulta repetitivo, cansino, fastidioso. No parece muy apropiado recordar que el Barcelona ha jugado tres de las últimas cuatro finales de la Copa del Rey, ni que tiene a los mejores, ni que posiblemente saldrá con su equipo de gala porque el Málaga le ha metido el miedo en el cuerpo.

Es preferible animar a ir al campo a los malaguistas, que sólo han saboreado una semifinal copera una vez antes en la historia del fútbol español. Y hace tantos años de aquello que muchos de los que estaremos esta noche en La Rosaleda ni siquiera habíamos nacido. Es más agradable pensar que puede suceder, y que las 25.000 entradas vendidas son 25.000 ejercicios de fe de quienes creemos en ello.

Si tiene que pasar algo inolvidable hoy, estemos allí. Con ilusión y una pizca de miedo, para presenciar lo que muchos piensan que es imposible. Esta noche, como dice el himno, vamos a La Rosaleda.

Anuncios

Acerca de Joaquín Marín D.

Periodista. Interesado por el mundo, la actualidad, las noticias, la tecnología, el deporte. Envidio a quien escribe bien. Orgulloso de mi gente. Proud father.
Esta entrada fue publicada en Columnas en diario Sur y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s